ver todos los especiales especiales

El que espera atrás

SEPTIEMBRE | 2013

Hay que limpiar la imagen de los marcadores centrales. No son lindos, no son habilidosos y mucho menos goleadores, pero son una pieza fundamental de cualquier equipo.


        imprimir

El mundo del fútbol es muy injusto con los defensores. Es decir, no importa que uno se mate evitando un gol, o marque perfectamente a todo rival o incluso deje su vida para trabar una pelota, la tapa del diario, el sueldo más caro, la chica más linda, siempre, pero siempre, van a ser para el delantero/volantero que la mande a guardar.

Tan injusta es la cosa, que mientras los enganches, los 10, tienen canciones y relatos épicos  en su nombre, a los pobres centrales y laterales se los asocia con la destrucción, con la muerte del espectáculo y con el fútbol que nadie quiere ver.

Lo mismo pasa en el mundo amateur, porque a  la hora de juntarse con amigos y jugar por la coca  o de armar el equipo para un torneo,  la cancha se divide automáticamente en dos. Por un lado, de mitad para arriba,  se encuentran todos aquellos que  manejan la pelota, que saben tirar un caño, una gambeta y definen de rabona; mientras que de mitad para atrás, empiezan a aparecer los pataduras, los excedidos en peso, los rústicos, aquellos que no pueden tirar un taco sin romperse los ligamentos.

En HoySeJuega nos cansamos de eso y venimos a abrirte los ojos, contándote cuales son las ventajas de los defensores con respecto a los otros miembros del equipo. Vas a darte cuenta que el fútbol no sería lo mismo sin ellos.

Características del defensa central

Metro sexualidad 0: En el mundo de los defensores no existe la binchita, ni el pelito parado, ni nada por el estilo.  Si hay que trabar con la cabeza, se hace, y si se pierden dientes en el camino, se levantan y se sigue jugando.

Altruismo: ¿Cuantas veces hemos visto a un central que se tira con todo el largo de su cuerpo sobre la línea, aún a costa de ser expulsado, para evitar el gol rival? Ser defensor es eso, brindarse al 100 % por sus compañeros y no esperar nada a cambio.

Sin escrúpulos: Hay momentos en los que el rival se hace incontenible, imparable, una pesadilla. Es ahí cuando emerge la figura  del último hombre y empieza a compensar las diferencias de juego con algunos otros recursos no tan bien vistos. Golpecitos en la espalda, agarres de camiseta -y otras zonas-, dialogo permanente, saludos a la mujer de turno, el recuerdo de algún familiar ya fallecido y muchas otras cosas más, puede sacar a la luz el defensor sin siquiera inmutarse, con tal de estropear la moral y el autoestima de su contrincante.

Conocimiento táctico avanzado:   Saben leer el juego y entienden de táctica y estrategia. Comprenden a la perfección cuando tienen que salir jugando, cuando hay que reventarla, cuando hay que cambiar la forma de buscar a sus compañeros y demás. Son de los jugadores más inteligentes dentro del campo de juego.

Voz de mando: ¿Se imaginan al flaquito habilidoso ordenando al resto del equipo? No, porque  eso es algo que solo pueden hacer los centrales. Su voz, su personalidad, su contextura física y su lugar en la cancha son ideales para pegar el grito adecuado y ordenar aquellas piezas que se descarrilen. Nadie tiene mejor visión de lo que pasa en el terreno de juego que ellos.

Listo, con esto, la próxima vez que te cruces al pelado medio gordo que pusiste de 2, tendrás ganas de abrazarlo, pedirle disculpas y agradecerle por todo lo que hizo y hace para que vos puedas ser la figura del partido.

Vía: @sebmaguilera


        imprimir

defensores marcadores centrales

Comentarios | Dejá tu comentario


BIENVENIDO a la COMUNIDAD

HoySeJuega.com |Ingresa Ya!


 
 
 

Vos qué opinas:

¿Cómo elegís un torneo?

  • #Hoysejuega en Facebook

  • #Hoysejuega en Twitter

  • #Hoysejuega en Instagram

    Instagram
  • #Hoysejuega en Pinterest

    Follow Me on Pinterest

ir arriba