ver todos los especiales especiales

Diseño vs. Comercial

JUNIO | 2013

Ayudamos a resolver uno de los grandes dilemas a la hora de armar un equipo. Comprar camisetas o diseñarlas uno mismo, he ahí la cuestión.


        imprimir

Costó, fueron meses de sangre, sudor y lágrimas, pero finalmente, después de tanto análisis, de tantas charlas, lograste formar un buen equipo para el torneo del barrio. Es un grupo variado, con un grandulón tosco y bruto -algo ideal para defender- un pibe que jugó en Boca hasta la Octava y la mueve lindo, un arquero de esos que tienen guantes propios, un gordito medio pelado que no caza un fulbo pero que revolea todo lo que más o menos sea redondo y blanco, uno que te cansa de verlo correr, tu amigo de la infancia que no podía faltar, y, por supuesto, dos o tres de relleno que solo sirvieron para completar la lista de buena fe, pero que terminarán siendo fundamentales en algún que otro partido.

El tiempo avanza y con él te vas dando cuenta que hiciste bien las cosas. Jugás un par de encuentros amistosos con algunos chicos de por ahí y ves que el equipo la mueve, tiene gol y sufre poco. Además, el grupo humano es bárbaro, se divierten dentro y fuera de la cancha y cada reunión es una fiesta enorme.  Nada puede salir mal, el torneo tiene que ser tuyo.

Se acerca la fecha del debút y optás por darle una leída a las reglas del campeonato que está por comenzar, claro, porque al momento de inscribirte ni se te pasó por la cabeza leer tanto. 10 jugadores, ok...5 en cancha, ok.....una cuota de, ok...opa ¿y esto?  “Los integrantes de los equipos deberán presentarse con camisetas del mismo color y distinta numeración, a excepción del arquero”. ¿Camisetas? ¿desde cuándo te pueden obligar a usar camisetas? ¿ahora qué hacemos? ¿tiramos todo atrás?  No, tranqui, que no panda el cúnico, en Hoy se Juega te vamos a dar una mano para solucionar esto.

Lo primero que hay que hacer, casi sin pensarlo, es descartar la idea de usar una remera blanca común y corriente con números estampados o la pechera que te proponen en algunos torneos. ¿Por qué? porque salir a la cancha vestido así y enfrentar a tipos que tienen un nivel de indumentaria símil Barcelona es una derrota moral y hace que empieces 15 goles abajo, al menos en lo que se refiere a lo mental.  Tampoco consideres el “en el potrero se juega en cuero y con el calzón colgado de la cabeza ”, la idea no es terminar preso por exhibicionismo.

Tus opciones son dos  y solamente dos. Jugás a ser diseñador y armás una camiseta a medida o comprás la de algún equipo conocido y transformás a tu team en una especie de sucursal del mismo. 

Elige tu propia aventura...digo, camiseta.

 Lo que tenés que saber si te metiste en este mundillo, es que no importa que tengas un master en diseño o seas el hijo de Pepe Adidas o te hayan querido contratar las principales empresas de indumentaria del mundo, cualquier miembro del plantel se sentirá igualmente capacitado para presentar su diseño  y defenderlo a muerte. Uno creería que estas guerras  murieron con buzo de egresados de la secundaria pero no, mientras más grande la persona, más grande el ego.

¿Cómo solucionar este embrollo? Simple, agarrá todos los diseños que presentaron, elegí gente que esté fuera del plantel, preferentemente que sean conocidos por todos, y realizá una votación. Con los resultados todos aceptarán que quizás su idea no era tan genial como pensaban y se resignarán a no ver su camiseta en acción.

Con el bosquejo en mano llega la hora de buscar quién lo haga realidad. En este punto hay que entender que  lo barato puede terminar saliendo muy caro. Invertí, incluso a costa de tener que meter un aguatero suplente que actúe como sponsor, sino, al menor roce, al menor toque, al menor agarre, te vas a terminar quedando con la casaca en la mano y aprendiendo idiomas nuevos para poder insultar al que la confeccionó. La camiseta dura para siempre, no te olvides de eso.

Por último, respetá a rajatabla los talles que te pide cada integrante. Si alguien te dice que es XL es XL, no intentes dibujarlo en un L porque te aseguro que  no está bueno ver panzas de cerveza vistiendo camisetas ajustadas y haciendo pogo en cada pique.


¿Diseño? ¿bosquejo? Dejá, yo me compro la de....

 Ni lo pienses, si vas a comprar camisetas ya hechas no existe la más remota chance de que esta sea de un equipo local. ¿Por qué? Porque el fútbol es pasión, la vida de algunas personas, y eso incluye no usar camisetas de su clásico rival. ¿Qué pasa si obligás a vestir la camiseta de River al más ferviente hincha de Boca o viceversa? te quedás con un jugador menos.  Obviamente que esta regla no aplica si todos los integrantes del plantel son del mismo cuadro, pero ya bastante tardaste en armar el team como para encima buscar semejante idealismo.

 El negocio acá está en comprar la de algún equipo de afuera teniendo en cuenta los siguientes tips:

-      Elegir la camiseta del Barcelona o Real Madrid es sinónimo de tibieza. Nadie juega con esos equipos en la Play y, por ende, nadie se viste de ellos tampoco. Además, Messi y Cristiano Ronaldo están bastante cerca del suicidio cada vez que alguien con su número estampado quiere jugar a ser ellos.

-      Las casacas de los equipos de Arzebaiyán suelen ser muy lindas, pero no dejan de ser equipos de Arzebaiyán. Es decir, es probable que aprendas a hacer un asado bajo el agua mientras te abanican tres sirenas, antes de que veas los bastones negros del Neftchi Baku PFK  en alguna tienda de por acá.

-      De la misma forma que descartaste al RDM y BFC, hacelo con conjuntos populares alrededor del mundo. Seguramente consigas la camiseta de la Juve o el Milan a buen precio y fácil, el asunto es que otros 25 planteles del campeonato también lo harán y si el organizador no tiene pecheras, bueno, todo se va a volver muy confuso... divertido, pero confuso.

-      No hace falta aclarar que tampoco está permitido vestir los colores de alguna selección nacional. Se rumorea que la historia de  fracasos argentinos en la Copa del Mundo empezó cuando en 1994  un muchacho de “Raspa y Raspa”, un equipo picante de Banfield, decidió usar  la camiseta de Diego del 86 por primera vez en una cancha de Papi.

Ahora sí, teniendo en cuenta todo esto, andá y desembolzá lo que quieras  para traerte el equipo a gusto. Podés optar entre la camiseta trucha, de dudosa calidad y económica o la original, cara y linda que te va a dar lástima arruinar estampándole un número.

Listo, la próxima vez que veas que te obligan a usar una camiseta no vas a salir corriendo despavorido. Estén atentos que en Hoy Se Juega seguiremos ayudando a resolver estos conflictos.
        imprimir

camisetas de futbol camisetas originales de fubtol diseño de camisetas de futbol tipos de camisetas de futbol

Comentarios | Dejá tu comentario


BIENVENIDO a la COMUNIDAD

HoySeJuega.com |Ingresa Ya!


 
 
 

Vos qué opinas:

¿Cómo elegís un torneo?

  • #Hoysejuega en Facebook

  • #Hoysejuega en Twitter

  • #Hoysejuega en Instagram

    Instagram
  • #Hoysejuega en Pinterest

    Follow Me on Pinterest

ir arriba