ver todas las entrevistas entrevistas

Que no se corte: Salta

JUNIO | 2016

Un grupo de ex compañeros de secundaria se reúne para jugar al fútbol. Lo hacen todos los viernes desde hace cuatro años y nada los detiene. Sueñan con un complejo propio


        imprimir

Como si se tratara de un cuento de Fontanarrosa, en Salta hay un grupo de ex compañeros de escuela que se junta todos los viernes ininterrumpidamente a jugar. Son diferentes, piensan diferente y hasta admiten que si no fuera por el fútbol sería difícil que se vieran tan seguido, sin embargo, dentro de la cancha eso queda a un lado. 

Charlamos con Agustín Serrano para que nos cuente un poco de esta historia, que empezó como una costumbre post colegio y no solo se mantiene en el tiempo, sino que crece. Hasta existe la posibilidad de que terminen teniendo un complejo propio

.

HoySeJuega: ¿Cómo comenzó esta movida?

Agustín: La cosa empezó en una hora libre del último año de la secundaria, a mitad del 2012. Estábamos jugando un partido en la cancha del colegio y cuando terminó quedamos con ganas de seguir, por lo que dijimos “Deberíamos juntarnos alguno de estos días de nuevo ¿no?.” Acordamos que sea el viernes, ya que ese día solo teníamos clases a la mañana (era un escuela técnica con algunos doble turnos).

HSJ: ¿Y desde ese momento arrancaron?

A: Ese año nos juntábamos dos veces al mes a la tarde, como mucho. En el 2013 eran pocos los que podían por la universidad y varios habíamos empezado a trabajar o a hacer otras cosas. Teníamos un poco más de plata pero menos tiempo, así que empezamos a ir a jugar de noche, tipo once, cuando todos se desocupaban. Así seguimos desde esos días.

HSJ: Fue como un “que no se corte” que efectivamente se cumplió...


A: Así es, ni los feriados nos frenan. Aunque no consigamos cancha, aunque estén cerradas, nos vamos a algún parque o algo similar y peloteamos un rato.

HSJ: ¿Siempre se mantienen los mismos o varía el número?

A: Varía el número. A veces alguno rinde al otro día a la mañana, tiene que viajar o tiene temas familiares, pero siempre jugamos. Incluso hemos llegado a hacer algún tres contra tres, sin arquero y gol desde afuera del área. Como sea terminamos jugando.

HSJ: ¿Juegan por amor al deporte o hay apuestas de por medio?


A: Amor al deporte nomás. De vez en cuando armamos un equipo de once y jugamos contra otros ex compañeros, de otra promoción y ahí apostamos un asado o algo. Igual es muy pocas veces, es difícil conseguir dos equipos de once.

HSJ: Con tanta constancia y duración ¿nunca se les dio por participar en un torneo?



A: Nunca, porque somos muy rústicos. Debemos tener tres o cuatro habilidosos como mucho y siempre los repartimos para que los partidos entre nosotros sean parejos. Algunos no te corren ni el bondi y los tenemos parando los pelotazos adelante nomás.

HSJ: ¿Lo tienen tan en claro como para que a ninguno se le haya ocurrido ni proponerlo?

A: Exacto, es algo ya aceptado por todos.

HSJ: ¿Cómo definirías a los partidos que se arman?


A: Bastante distendidos. A lo sumo hay gastadas a los que erran, a los que no corren nada o a los que van a hachar, pero hasta ahora nunca tuvimos ningún quilombo dentro de la cancha.

HSJ: ¿También se mantiene ese espíritu cuando juegan contra los de otro curso?


A: Ahí sí corre una que otra puteada, se va ese “amor al deporte”. Además, al ser la cancha de once, sí o sí hay que correr y estar avisando a los otros que no se escape alguno.

HSJ: ¿Ahí se termina el “nunca tuvimos ningún quilombo dentro de la cancha”?

A: No, tampoco. Por suerte siempre ganamos esos partidos y terminamos invitando a los del otro equipo al asado, ponemos un poco más de plata y todo bien. Nunca hubo “mala leche” en ningún partido y si vemos que puede pasar algo, ahí nomás se manda al arco al que se calentó y que siga el juego. El que se calienta pierde.

HSJ: Si siempre ganan los partidos hay dos análisis posibles, no son tan rústicos como pensaban o cuando se lo proponen sale lo mejor de ustedes.

A: También es relativo ese “siempre ganamos”, pero creo que tenés razón, en los importantes no somos tan rústicos parece.

HSJ: Con una mano en el corazón. ¿Qué clase de partidos preferís jugar? ¿Los distendidos o los más picantes?

A: Los de fútbol once, siempre, en la cancha grande con todos mis amigos en el equipo.

HSJ: Pero aún así le escapás a la competencia...

A: No le escapo, pero como te dije es complicado juntar a los once en los dos equipos y poder ir a las canchas grandes, que están un poco alejadas de la ciudad. Aparte, como siempre jugamos mezclados tampoco nos llaman la atención los torneos de fútbol cinco universitarios o barriales que se arman. No hay un equipo fijo que se ponga a entrenar o tenga disciplina.



HSJ: ¿Qué significa el fútbol para vos?


A: Un espacio de encuentro. Mi viejo me llevaba a la cancha de chico con mis tíos, o a los bares a ver los codificados. Soy hincha de Boca, pero no soy muy fanático. No me agarraría a las piñas por unos colores. Pero me quedo con la parte social, juntarse a disfrutar de eso, sufrir y abrazarse en los penales, festejar los goles y putear en los anulados. Para mi el fútbol es una linda excusa para juntarse a sufrir y disfrutar.

HSJ: ¿Sentís que sin la excusa de juntarse a jugar seguirían viéndose con tus compañeros?


A: Yo creo que no. No nos veríamos tan seguido por las grandes diferencias de gustos que tenemos entre todos. Somos muy distintos y quizás para otras cosas no nos organizaríamos de esa manera. Para salir a bailar, ir a un recital o al cine se nos complicaría, en cambio para ver algún partido o jugarlo siempre algunos estamos.

HSJ: Entonces, en su caso, el fútbol no es solamente una excusa para unirlos sino también lo que hace que las diferencias desaparezcan.

A: Claro, adentro no importa nada más, solo jugar y divertirse. Quizás después no nos hablemos tanto, pero cuando estamos en la cancha y nos dedicamos al fútbol nomás, no hay diferencias.

HSJ: ¿Qué expectativas tienen para el futuro? Como grupo o individualmente
.

A: Está la idea de armar un quincho y cancha en un terreno que compró uno de los chicos que jugamos, pero es algo lejano todavía. Hay que meterle mucho laburo y plata a ese terreno. Sería más que nada para nosotros, no para lucrar, sino para abaratar costos a la larga.

HSJ: ¿Lo compró con ese propósito o surgió la idea y cedió el terreno?

A: Surgió la idea cuando lo vimos. Es una zona un poco alejada de la capital, de mucho monte y él nos ofreció a varios laburo para que ayudemos a desmalezarlo. Después de desmontar un poco, vimos que había una parte bastante plana, uno tiró la idea, como joda, pero al dueño le gustó.

HSJ: ¿Se pusieron en campaña para llevarlo adelante?

A: Todavía no, es algo que está en pañales. Quizás cuando estemos con más tiempo le empecemos a dar forma, porque por ahora lo que desmalezamos fue más que nada para colocar los postes para cerrar el terreno y armar la entrada para los vehículos.

HSJ: Entonces hay equipo para rato...

A: Seguramente. Hay algunos que ahora están en Bs. As trabajando, otros estudiando en la Rioja y hay uno más que está en Chubut, pero cuando pueden vuelven a Salta y se prenden a jugar sin falta.


        imprimir

Salta futbol amigos secundaria todos los viernes pasion amistad futbol complejo

Comentarios | Dejá tu comentario


BIENVENIDO a la COMUNIDAD

HoySeJuega.com |Ingresa Ya!


 
 
 

Vos qué opinas:

¿Cómo elegís un torneo?

  • #Hoysejuega en Facebook

  • #Hoysejuega en Twitter

  • #Hoysejuega en Instagram

    Instagram
  • #Hoysejuega en Pinterest

    Follow Me on Pinterest

ir arriba