ver todas las curiosidades curiosidades

El legendario Tittyshev

ABRIL | 2015

En 1994 un hincha de West Ham cumplió el sueño de millones de personas en el mundo. En un partido amistoso salió a defender los colores de su club. Conocé a Steve Davies o Tittyshev.


        imprimir

Steve Davies es un hincha como cualquiera de acá, pero que vive en Inglaterra. Nació en la parte este de Londrés y se hizo fanático del West Ham United a los 9 años, cuando lo vio ganar la final de la copa nacional en 1975.  Le dicen el loco, tiene un tatuaje con el escudo del club en su brazo, ha seguido al equipo a lo largo del país, y dormido en estaciones de trenes por eso, y hasta cuenta con orgullo que lo echaron el mítico Wembley cuando, borracho, invadió el campo en un partido de la selección. ¿Qué lo diferencia de cualquier otro simpatizante en el mundo? Que hace 20 años se convirtió en leyenda.

Corría el verano inglés de 1994 (invierno por estos pagos) y el West Ham jugaba un partido amistoso contra un equipo regional, el Oxford City. No había mucha gente en el estadio, más allá de que para el City se tratara de uno de los partidos más importantes de su historia, pero Steve y sus amigos estaban ahí, en la primera fila detrás de los carteles, justo al lado del banco de suplentes.

Por aquel entonces, uno de los jugadores más significativos del equipo del martillo era Lee Roy Chapman,  un delantero que contaba con una carrera de casi dos décadas, más de 200 goles y había sabido vestir la camiseta del Arsenal entre muchos otros clubes. A Davies no le caía muy bien, incluso lo repudiaba desde el mismo momento en que llegó a la institución y bastó con que pisara el campo de juego, en aquel amistoso de pretemporada, para que comenzara a hacerlo notar.

Ante cada intervención de Chapman, se oía un grito del otro lado. "Burro", "Sacá a este paquete y poné a los chicos", "No lo queremos", junto a algunos insultos, era lo que repetía una y otra vez. Claro, esto hubiese pasado totalmente desapercibido en un encuentro normal de liga, con varios miles de personas en la cancha, pero en un estadio regional, en el que los hinchas se paraban al lado del banco y no había demasiada gente, obviamente se escuchaba y mucho.

El primer tiempo de aquel partido había resultado más accidentado de lo esperado para el West Ham. Ganaba, sí, pero había agotado todos los cambios a partir de una serie de lesiones.  Al comenzar la segunda mitad, ya sin suplentes disponibles, un nuevo jugador tuvo que abandonar el campo de juego y este no fue otro que Lee Chapman.

Los aplausos y gritos victoriosos por parte de Steve no se hicieron esperar.  Tanto fue el enseñamiento y el festejo por la lesión, que el entrenador de los Hammer, Harry Redknapp, se acercó hacia él.

¿Crees que podés jugar mejor que Chapman?.- Le preguntó.

Por supuesto.- Respondió Davies, mientras sus amigos se reían.

Está bien, andá a cambiarte y entrá.-

Unos minutos después, Steve Davies se encontraba vestido como jugador profesional y dispuesto a disputar un partido con el club de sus amores. Tras un breve "¿de qué jugás?" por parte del técnico, salió al campo de juego con la 3 en la espalda.

En la cancha nadie sospechaba nada. Directivos, técnicos y jugadores rivales, árbitros y hasta algún que otro compañero, no se dieron cuenta de lo que estaba pasando realmente. Tanto fue así, que el encargado de la voz del estadio, tuvo que salir corriendo hacia Redknapp para preguntarle quién era el chico que había entrado, ya que no lo tenía en la planilla.

-¿No viste el Mundial? Es Tittyshev, el búlgaro.- Respondió el DT.

- Ah sí, Tittyshev, gran incorporación Harry. 

El partido siguió normalmente. Steve tardó en entrar en ritmo, un poco por la velocidad propia del juego profesional y otro por las cervezas que se había tomado antes, pero eso no impidió que sus compañeros lo incluyeran en el circuito de pases, ni que sus rivales lo marcaran normalmente.

El punto de inflexión, y quizás uno de los momentos más importantes en la vida de Davies, llegó a los 21 minutos de ese segundo tiempo.  Tras un centro cruzado al área, se adelantó ante los dos contrarios que lo seguían, paró la pelota y remató ante la salida del arquero del Oxford. El balón se elevó por la cabeza del golero y entró contra el parante derecho. 

Sus amigos se abrazaron y empezaron a saltar como locos. Harry Redknapp lo miró y levantó el pulgar en señal de aprobación. Él corrió, alzó los brazos y salió a festejar por la banda. Todo era alegría, un sueño cumplido, un cuento de hadas, pero, el línea levantó la bandera y el árbitro sonó el silbato. Sí, cobraron off side  y lo que hubiese sido el gol más amateur en la historia del fútbol profesional, se transformó en un tiro libre de salida para el equipo contrario.

El partido terminó y con él, la carrera del legendario Tittyshev, el búlgaro figura del Mundial que solo disputó un encuentro amistoso en el West Ham. Steve Davies, su identidad secreta, volvió a su vida normal y nadie le creyó lo que había vivido, hasta que un diario nacional, The Sun, recolectó las fotos de aquel día y contó la historia.

Años después, Harry Redknapp publicó sus memorias y le dedicó un capítulo a todo lo que había ocurrido aquella jornada. Steve, o Tittyshev, recibió un ejemplar autografiado: "Para Steve. Fuiste mejor que Chapman."

Colabora en esta nota: @sebmaguilera 


        imprimir

Tittyshev Harry Redknapp West Ham United sueños cumplidos

Comentarios | Dejá tu comentario


BIENVENIDO a la COMUNIDAD

HoySeJuega.com |Ingresa Ya!


 
 
 

Vos qué opinas:

¿Cómo elegís un torneo?

  • #Hoysejuega en Facebook

  • #Hoysejuega en Twitter

  • #Hoysejuega en Instagram

    Instagram
  • #Hoysejuega en Pinterest

    Follow Me on Pinterest

ir arriba